Mindfulness

Es una disciplina monástica tradicional, como es la meditación budista que nació para aliviar el sufrimiento humano, donde la medicina tradicional no da respuestas a enfermedades crónicas producidas por la mente sobre el cuerpo, esta disciplina con evidencia científica explica y enseña como orientar la atención la conciencia y la meditación en distintos espacios de la vida teniendo efectos en distintos ámbitos, el más conocido es el ámbito del bienestar. 

Viene por tendencias que tenemos en la mente de dar vuelta sobre pensamientos negativos, o pensamiento obsesivo que nos genera malestar y se pueden reducir con la práctica de la consciencia, al ser consciente operamos con una conducta diferente a que solíamos tener, disminuyendo la ansiedad, la depresión y la hostilidad que son las emociones negativas más habituales entre nosotros, mejorando el trabajo y disminuyendo la fatiga, y todos queremos tener más actividad y estar menos cansados, disminuyendo la cantidad de energía que le dedicamos a gestionar la alteración emocional.

Tenemos que equilibrar la energía emocional entre cuatro estados o zonas emocionales que cotidianamente operan en nuestra salud emocional y son las siguientes.

Donde podemos tener mejor relación con la pareja, donde podemos funcionar en un equipo, donde desplegamos la mejor versión de uno mismo ni relajado, ni aburrido, sin demasiada ansiedad, y sin demasiada excitación. La clave está en darse cuenta cual es el medio interno y cuáles son los recursos para recuperar la zona cuando algún acontecimiento me desestabiliza y así equilibrar y rápidamente ponerse en funcionamiento, Mindfulness tiene que ver con dos ideas, la idea de presencia, y la idea de corazón, conciencia plena en castellano es cuando una persona está presente de corazón, está viviendo un momento al 100%.

Generalmente las personas no están felices se sienten frustradas, desilusionadas; la frustración es por esa dieta mágica de los tres días, o esa pastilla milagrosa que le va a cambiar la vida, en otras ocasiones se los escucha buscando a que o a quien culpar, y su excusa preferida es la falta de tiempo, la edad que tienen, las piernas que tienen, la cadera que tienen, etc., y dicen es imposible que yo pueda cambiar este habito por uno distinto, es por eso que no puedo hacer nada al respecto, y finalmente la reina de las escusas su genética, todos en mi familia bla, bla, bla.

Estos pacientes evitan hacerse responsables, pero no solo de su salud, sino también de su felicidad, esto les sucede a casi todos los seres humanos, y lo evitan por una razón muy sencilla.

  • Por miedo de asumir la culpa de no poder y fracasar.

Así quedan atrapados y estancados no llevando la vida que quisieran estar llevando.

Yo estoy enamorado mi carrera de psicología y siento una inmensa pasión por mi trabajo, en el consultorio aprendí como los pensamientos y las emociones tienen un gran impacto no solo en la salud física sino también en la felicidad y en la vida en general.

Las personas se ven subyugadas por el futuro, como lo van a conseguir más rápido, o por el pasado, por qué razón no lo hicieron mejor, de esta manera dejan de escucharse y son arrastradas por la corriente que lidere en ese momento, es por eso que las personas se alejan de sí misma y de desconectan de su felicidad.

Suele decir la voz populi que la vida no se puede cambiar de la noche a la mañana, y es así, pero les aseguro que, si se puede cambiar la dirección de la vida de la noche a la mañana, de esta manera cualquiera puede redireccionar su vida si no le gusta la vida que está teniendo; pero hay un único problema, usted.

A través de mindfulness, que quiere decir conciencia plena, estar aquí en el presente, se conecta con usted mismo y con la vida, prestando atención al momento presente, y al propósito sin juicio, dando sentido a la manera de ser y estar en ese momento, sin pasado y sin futuro, en el aquí y el ahora con pensamientos y emociones del momento, con el cuerpo y sus acciones.

Al día se pueden tener fácilmente 50 o 100 mil pensamientos que no suman, por el contrario, quitan tiempo y desgastan las posibilidades que tengan de triunfar, estos pensamientos parásitos que desgatan y nublan la mente van y vienen pasando desapercibidos, estar en tiempo presente enseña a ver a esos pensamientos parásitos.

Miren, son dueños de un supermercado, llegaran clientes aburridos, malhumorados, agresivos, como también van a llegar clientes que están contentos, risueños y llenos de vida, no importa qué tipo de clientes lleguen a su supermercado, ustedes como dueños, le tienen que dar la bienvenida a todos por igual, porque si empiezan a elegir a quien sí y a quien no, se van a quedar sin trabajo.

Así que estar en tiempo presente les enseñara a ver a sus pensamientos tal cual, como clientes de su supermercado, clientes que van solo el fin de semana o una tarde porque son clientes que van y vienen, de la misma manera los pensamientos también son clientes pasajeros que van y vienen.

Ustedes no se enganchan en la vida de sus clientes, los observan cómo van y viene durante el día, de la misma manera tienen que observar a sus pensamientos sin engancharse con ellos, porque en realidad no son hechos reales, simplemente son pensamientos que van y vienen.

Y así como son conscientes de sus pensamientos también pueden serlo de sus emociones.

Desde chicos les enseñaron a esconder, a tapar, o a reprimir las emociones, porque son muestra de debilidad sintiéndose vulnerable, así que a medida que crecieron sabiendo que esa era la manera correcta de tratar las emociones, cada vez que se enfrenta con un malestar emocional o emoción desagradable, automáticamente buscan como taparla esconderla o reprimirla, ya sea con la comida, con alcohol o desquitándose con algún familiar y la realidad es que no importa cuánto coman, cuanto alcohol consuman o cuanto se peleen con la gente, esa emoción no va a desaparecer va a venir nuevamente y cuando vuelva, va a volver con mucho más potencial.

Mindfulness les enseña a aceptar no a tapar, ver a las emociones como necesarias que son, porque son parte de la vida, es lo que nos hace humanos. Se imaginan ustedes una vida sin emociones, en cada decisión que tomen, no importa que tan objetiva sea la decisión siempre va a ver atrás una emoción que la empuje, por lo tanto, aquí aprendemos cuatro cosas fundamentales.

Y así como sus pensamientos son pasajeros, las emociones también son pasajeras, agradables o desagradables, todas las emociones son pasajeras, por esa razón cuanto más conscientes estén de sus pensamientos y sus emociones, tendrán mayor equilibrio mental y emocional que tiene un impacto directo no solo con su salud física, sino también con su felicidad, un pensamiento sea negativo o positivo, no solo va a tener un impacto en el cerebro sino también en el cuerpo.

Entérese que usted es responsable de su salud y de su felicidad, ¿porque?, porque usted es responsable de concientizar sus pensamientos y sus emociones, la consigna es estar aquí en tiempo presente todo el tiempo.

Desayuna si lo hace, y almuerza pensando en la demanda que vendrá, y si cena está pensando en lo que tendrá que hacer mañana, deben salir de esa rueda que gira sin detenerse donde usted pierde salud, bienestar y claridad en sus pensamientos, cada vez que deje de escucharse se está alejando de su propia felicidad.

Usted debe aprender a tener claridad, claridad en que, en que pensamiento le suma o lo desgasta, claridad en saber que siente y cuál es el propósito de esa emoción que está operando en el momento, y mayor claridad en saber comunicarse con su cuerpo, ya que es el vehículo que lo transporta por esta vida y lo está tratando bastante mal, es fácil, medite 10 minutos al día y haga solo una cosa a la vez y bien.

Descúbrase y sepa cuál es su propósito en la vida, eso lo llevara a encontrar su felicidad, no la de los demás, así si decide hacerse responsable de su salud y de su felicidad, en constante esfuerzo de seguir renovándose de ser su propio líder y así liderar la vida a través de su salud y felicidad eso es ser un líder verdadero de vida, entérese usted que el cambio empieza desde adentro hacia afuera y no de afuera hacia adentro, si lo de adentro está bien, lo de afuera va a encajar en su lugar.

  • Busquen una postura que les dé una sensación de dignidad de estabilizad, la postura que sea y con la visión interior, fíjense en esa postura, fíjense que se siente habitar un cuerpo humano, el contacto del cuerpo con la silla, los pies con el suelo, cual es la experiencia en el pecho, en los hombros, en la cara, fíjense cuál es el efecto de dibujar una ligera sonrisa en la cara, si simplemente cambiar el gesto con una sonrisa, cambia la experiencia.
  • Ahora llevemos la atención a un proceso maravilloso que tenemos, que se llama respiración, y como fluye la respiración por los conductos pulmonares, como fluye la inspiración y luego da vuelta y se llama exhalación y como este proceso implica al cuerpo, pero también tiene un efecto en la mente, pone la atención en la respiración en un sitio que los puedas registrar, en las fosas nasales o movimiento del abdomen, acompañando con la atención a la respiración, porque es lo más importante, ya que la vida depende d ello.
  • Si notan que la atención se va a un hecho pasado o a un hecho que quieres realizar en el futuro, amablemente la traes nuevamente a este momento presente de la respiración, notando que la respiración va cambiando un poco, y notando que la mente y el cuerpo se van calmando.

Luego de leer esto noten, cuál ha sido el efecto de estos minutos de atención en la respiración, y se darán cuenta que practicando ejercicios que nos conectan con el momento presente aparece una especie de bienestar interno natural, una tranquilidad, una relajación, es como que el cuerpo recupera un poco esa armonía, este bienestar surge del equilibrio interno de los distintos circuitos nerviosos del cerebro, que tienen capacidad neuroplastica.

Esto significa que si se entrena se desarrolla, igual que tocar un instrumento o aprender un idioma, de esta manera estos ejercicios crean bienestar internamente y cuando uno toma el habito de practicar estos ejercicios diariamente, se comienza a generar cada vez una fuente de bienestar interior, y esta fuente de bienestar interior además afectara a otros motores del bienestar interior que tenemos, esto refuerza la resiliencia, que es la capacidad del organismo de funcionar en la adversidad, incluso de crecer en la adversidad.

Para poder ser resilientes necesitamos ser conscientes, la adversidad en si misma nos echa por tierra, pero cuando comenzamos a manejar recursos y consciencia empezamos a desarrollar mecanismos naturales de resiliencia.

Esto hace que aparezca la generosidad y la amabilidad de forma natural, porque estando más tranquilos, estamos en una situación, de mayor agradecimiento y nos molestan menos las cosas, nos preocupamos más por los demás y somos más generosos que son otros de los motores del bienestar, ya que somos animales sociales.

Y esto tiene que ver con el ultimo motor, con la disposición natural del ánimo, podemos ver que están relacionados todos los motores internos, las personas toman consciencia de que no tiene sentido estar quejándose todo el tiempo de las cosas que no le funcionan en vez de hacer hincapié en la que si funcionan en su vida.

Quiero cerrar con unas palabras que aprendí, que tiene que ver con lo que estamos hablando en este escrito.

Cuando leas lee.

Cuando trabajes, trabaja. Cuando descanses, descansa. Cuando pedales pedalea. Cuando bailes, baila. Salta cuando saltes. Y cuando grites, grita. Si tienes que pelear pelea. Cuando ayudes, ayuda, y cuando lo intentes, de verdad inténtalo. Cuando avances avanza. Cuando juegues, juega, y cuando sueñes sueña. Cuando ganes gana. Y cuando pierdas, sobre todo cuando pierdas, pierde. Y cuando conduzcan tu vida al triunfo, a vencer la adversidad, a ser digno y triunfar, entonces Conduce tu vida al triunfo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *